¿Cómo lidiar con los músicos tóxicos?

     Desde quedarse dormido y llegar hora y media tarde al gig, tocar siempre con su instrumento desafinado y no estudiar el material que se encargó para el ensayo, hasta sólo dar problemas y discusiones entre los miembros, no proponer y siempre echarle la culpa a otros por que se le olvidó la letra de la canción por que lo distrajeron, son cosas a te hacen ser el tóxico de la Banda.

     Llevar y dirigir tu proyecto propio ya es suficientemente complicado y aún más cuando las decisiones las toman entre todos y más todavía cuando existe un espécimen de los que estamos hablando. Hay muchas cosas que pudieron haber creado esa conducta en el músico en cuestión antes o durante su participación en tu proyecto y no está en ti cambiarlo, no puedes así que ¡ni lo intentes!.

     Personalmente me he encontrado con un par de ellos en diferentes entornos y quiero compartirte algunas posibles soluciones o maneras de sobre llevar el problema en 3 posibles escenarios:

     Situación #1
Tienes una banda de Covers, donde tocas para ganarte algo de dinero, las cosas se hacen bien pero no hay planes de componer música o lanzar al grupo para buscar que llegue a otro plano, es solo por trabajo (se vale y no está nada mal).

-Si el ensamble camina y suena bien, tienen trabajo y la actitud del tóxico no afecta al resultado final, será suficiente con identificarlo y no dejar que lo que sea que hace te arruine el mood a la hora de tocar.

-Si además de entorpecer el flujo de trabajo para montar repertorio por ejemplo, el tóxico genera tensión dentro y/o fuera del escenario, por sus actos y actitudes se pierde trabajo o se hacen de un historial poco conveniente para conseguir más trabajo, deberías considerar en conjunto con los demás miembros del proyecto hablar con el y AMABLEMENTE decirle que cosas no les están ayudando a continuar y dependiendo de su respuesta te sugeriría darle las gracias o tomar esa charla como ultimátum esperando que mejoren las cosas y de no ser así, ahora si que “me caes chido, pero bye bye… Bro”

     Situación #2
Eres miembro de una banda de cualquier tipo (originales o covers), eres el nuevo o hay un director y los demás no pueden tomar desiciones sobre el proyecto y hay un músico tóxico.

-Debes detenerte a pensar primero que nada si esa persona es realmente tóxica o si eres tu quien personalmente no se siente cómodo trabajando con él o ella. Si eres tu el del problema, sé consciente de eso y date cuenta que sus comentarios no te atacan, si no que eres tu quien se siente aludido por lo que dice en general. Después de respirar profundo varias veces y repetirte mentalmente que no debes tomar a mal sus comentarios deberías estar bien.

-Si después de esa pequeña evaluación honesta, resulta que es él quien no hace lo posible por llevarla bien con todos, tomando en cuenta que no puedes influir en las desiciones del grupo, podrías evaluar si tiene más peso lo que te aporta o que tanto te gusta esa banda, contra el estrés y desesperación que te genera convivir con él para decidir si es tolerable trabajar con el y continuar haciéndolo o si es mejor tomar un camino distinto por tu salud mental. Esto es importante porque tu estado de ánimo general afecta también que tan creativo puedes ser, y como artistas tenemos que ponerle atención a eso también.

     Situación #3
Eres líder de tu propio proyecto, es tu música lo que se toca o produce y tu decides que es mejor para el ensamble. Invitaste a tocar a cierto músico muy bueno en su instrumento pero otra vez, tóxico.

-Aquí la primera opción para mi sería nuevamente evaluar la situación y decidir si vale la pena soportar trabajar algo incomodo solo porque ese músico aporta algo importante a tu proyecto. La ventaja de tu ser el líder es que no es necesario complicarse, si te funciona musicalmente esa persona, la llamas a tocar, si la toxicidad sobre pasa lo bueno que es solo no lo llamas más y listo! Problema resuelto. Es importante tener buenos músicos trabajando contigo pero es más importante trabajar en paz y con gente con la que te llevas bien.. Así que busca el balance.

***Si entraste a ésta publicación para saber si tu eres el músico tóxico, la evaluación hazla para ti mismo, se honesto y si te diste cuenta de que lo eres, cambia tu actitud hacia los demás músicos. Acuérdate, nadie es indispensable y tal vez por bromear muy pesado o ser el flojo del grupo puedes quedar fuera y perderte el potencial de los proyectos en los que estás, o peor aún, hacerte de mala fama y que ya nadie te llame a tocar. La solución siempre está en tus manos, seas o no seas el músico tóxico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: